es posible desheredar a un hijo

¿Se puede desheredar a un hijo?

La desheredación de un hijo es un asunto legal delicado que suscita numerosas preguntas y preocupaciones. En este blog, exploraremos en detalle los aspectos clave relacionados con la posibilidad de desheredar a un hijo y los factores involucrados.

¿Es posible desheredar a un hijo?

La posibilidad de desheredar a un hijo es una realidad jurídica, pero está sujeta a ciertas condiciones y requisitos y, como afirma nuestro compañero Javier, es un trámite verdaderamente complejo. En primer lugar, es esencial comprender el concepto de legítima y de herederos forzosos, ya que estos desempeñan un papel crucial en la determinación de los límites de la desheredación.

Definición de legítima y herederos forzosos

La legítima es un concepto fundamental en el ámbito sucesorio que se refiere a la porción de la herencia que la ley asigna de manera obligatoria a determinados herederos, conocidos como herederos forzosos. Estos herederos tienen derecho a recibir una parte específica de la herencia, lo que limita la capacidad del testador para disponer de sus bienes de manera total y absoluta. La legítima tiene como objetivo proteger los derechos sucesorios de ciertos familiares cercanos, especialmente descendientes directos, como los hijos.

La cantidad de la legítima no es una cifra igual para todos los casos, sino que varía según las comunidades autónomas. En muchos casos, se establece como un porcentaje fijo de la herencia total. Por ejemplo, podría ser un tercio o la mitad de los bienes que conforman la masa hereditaria.

Reproducir vídeo

Relacionado con lo anterior aparece el concepto de herederos forzosos. Los herederos forzosos son aquellos familiares que tienen derecho a recibir la legítima, independientemente de las disposiciones del testamento. Los hijos, tanto legítimos como adoptados, son los herederos forzosos más comunes. Algunas legislaciones, también incluyen al cónyuge o a los padres. Javier nos explica que, pese a ello, en determinadas circunstancias, también es posible desheredar a estos últimos.

La inclusión de los hijos como herederos forzosos se basa en el principio de proteger sus derechos y asegurar su bienestar económico, evitando su desheredación completa. Por su parte, el cónyuge y los ascendientes también puede ser considerados herederos forzosos, ya que la ley reconoce su derecho a recibir una porción de la herencia, aunque generalmente, en menor medida que los hijos.

¿Cuáles son los motivos para desheredar a un hijo?

Teniendo claros estos conceptos, queda patente que la desheredación no es una decisión que se pueda tomar a la ligera. Estos son los motivos específicos y legalmente reconocidos hacen que un padre pueda desheredar a un hijo:

Abandono: la falta de contacto o el abandono por parte del hijo puede ser un motivo para desheredar. Sin embargo, es esencial demostrar este abandono de manera fehaciente y considerar las circunstancias que podrían haber llevado a tal situación.

Maltrato: el maltrato físico, emocional o psicológico hacia el progenitor o incluso hacia otros miembros de la familia puede ser motivo de desheredación. Las pruebas y documentación adecuadas son fundamentales para respaldar esta alegación.

Conducta inapropiada: comportamientos como conducta delictiva, adicciones no tratadas, o acciones perjudiciales para la familia pueden ser considerados como motivos para la desheredación. Nuevamente, es crucial contar con pruebas concretas de dichos comportamientos para poder desheredar a un hijo.

Falta de reconocimiento filial: en algunos casos, los padres pueden sentirse desatendidos emocional o afectivamente por parte de un hijo. Aunque este motivo puede ser subjetivo, puede ser utilizado como razón para la desheredación.

Incumplimiento de obligaciones familiares: la falta de apoyo o negligencia hacia los padres en situaciones en las que se requiere ayuda, ya sea económica o de cuidado, podría considerarse como un motivo para la desheredación.

Falta de reconocimiento o respeto hacia el testador: la falta de respeto hacia el testador, expresada de manera continua y grave, podría ser alegada como motivo para la desheredación. Esto podría incluir difamación pública, desacato o actitudes irrespetuosas.

Entonces, ¿se puede desheredar a un hijo sin causa legal probada?

Desheredar a un hijo sin una causa legal probada puede resultar en una desestimación de la desheredación, por considerar esta injusta. Las leyes son rigurosas en este sentido y requieren pruebas sólidas para respaldar la decisión. Es fundamental consultar a un abogado especializado en sucesiones para garantizar que todos los requisitos legales se cumplan.

Qué se entiende por desheredación justa e injusta

La desheredación justa se refiere a casos en los que existen motivos legítimos y probados para excluir a un hijo de la herencia. Por otro lado, la desheredación injusta ocurre cuando la exclusión no se basa en motivos válidos o carece de evidencia legal. En el caso de que la desheredación sea impugnada por el heredero y se determine que ésta es injusta, dicha desheredación quedará sin efectos, recuperando el heredero todos sus derechos originales.

¿Qué pasa si la desheredación se considera justa?

En el caso de que se haya llevado a cabo una desheredación justa y se pruebe alguna de las causas para desheredara a un hijo, se desplegarán principalmente los siguientes efectos:

Pérdida del derecho a la legítima: la persona desheredada pierde su derecho a la legítima, que es la parte de la herencia que le correspondía de forma obligatoria antes de la desheredación.

Exclusión en la sucesión intestada: en los casos en que la sucesión tenga lugar intestada, es decir, sin testamento, la persona desheredada tampoco tendrá derecho a la legítima. La sucesión intestada sigue las normativas legales de herencia cuando no hay testamento que la regule.

No se revocan las donaciones: a pesar de poder desheredar a un hijo, las donaciones realizadas por el testador su favor no quedarán revocadas automáticamente. Será necesario instar la revocación de estas donaciones en un plazo de un año si así se desea.

Cálculo de la legítima: a efectos del cálculo de la legítima, no se tendrá en cuenta a la persona desheredada, pero sí se considerará la estirpe de sus descendientes. Se distinguen dos situaciones comunes: Si el desheredado tiene hijos o descendientes, estos ocuparán su lugar y conservarán los derechos de herederos forzosos respecto a la legítima. En caso de que el desheredado no tenga hijos ni descendientes, la parte de la legítima que le correspondía se repartirá entre el resto de los herederos legítimos.

¿Cuándo será desestimada la desheredación?

A pesar de que desheredar a un hijo es posible, existen ciertas causas que pueden provocar que la desheredación impugnada sea considerada injusta y no despliegue sus efectos. Algunos de los siguientes motivos pueden evitarse con el asesoramiento legal adecuado. En AV10 nuestro equipo resolverá todas tus dudas y te acompañará durante todo el proceso.

1. Falta de causa legal probada:
Si la desheredación no se basa en motivos legalmente reconocidos y no se respalda con pruebas suficientes, es probable que sea desestimada. La legislación suele exigir causas específicas, como abandono, maltrato o conducta inapropiada y, en caso de impuganción por parte de la persona desheredada, estas deben ser demostradas ante un tribunal.

2. Incumplimiento de formalidades legales:
El proceso de desheredación debe seguir las formalidades legales establecidas en la jurisdicción correspondiente. Si no se respetan los requisitos de redacción, firma o testigos en el testamento, la desheredación podría ser desestimada.

3. Incapacidad mental del testador:
Si se demuestra que el testador no estaba en pleno uso de sus facultades mentales al momento de la redacción del testamento, la desheredación podría ser cuestionada. La capacidad mental del testador es fundamental para garantizar la validez de sus decisiones testamentarias.

4. Desheredación contraria a las leyes de legítima:
Algunas jurisdicciones tienen leyes que protegen la legítima de ciertos herederos, como los hijos. Si la desheredación va en contra de estas leyes, podría ser desestimada en parte o en su totalidad.

5. Errores o ambigüedades en la redacción:
Errores en la redacción del testamento, ambigüedades en la expresión de los motivos de la desheredación o la falta de claridad pueden dar lugar a interpretaciones diversas. Esto podría generar disputas y, en última instancia, llevar a la desestimación.

6. Presión o coacción:
Si se demuestra que el testador fue objeto de presiones indebidas o coacción al decidir desheredar a un hijo, la desheredación podría ser desestimada. La voluntad del testador debe ser libre y sin influencias externas indebidas.

7. Reconciliación posterior:
Si, después de la desheredación, se produce una reconciliación significativa entre el testador y el hijo desheredado, podría cuestionarse la validez de la exclusión.

¿Cómo desheredar a un hijo? Proceso en el testamento

La desheredación de un hijo debe llevarse a cabo de manera cuidadosa y siguiendo los procedimientos legales establecidos. Como advierte Javier, debe realizarse siempre a través de testamento o de una escritura pública. Te explicamos los pasos fundamentales para desheredar a un hijo:

1. Consulta Legal:
Antes de redactar el testamento, es crucial buscar asesoramiento legal. Un abogado especializado en sucesiones puede proporcionarte orientación sobre las leyes específicas de la jurisdicción y los requisitos necesarios para una desheredación válida.

2. Redacción Clara y Específica:
Para desheredar a un hijo, el texto debe redactarse de manera clara y específica. Se deben incluir los motivos que respaldan la decisión y cualquier otra información relevante. La ambigüedad en el lenguaje podría generar disputas legales y derivar en una desestimación de la desheredación.

3. Identificación del Hijo:
En la redacción, es recomendable identificar al hijo que se desea desheredar de manera inequívoca. Se puede hacer mencionando el nombre completo y cualquier otro dato que permita su identificación precisa.

Desheredar a un hijo: forma nominal y expresa

La desheredación debe ser nominal y expresa. La desheredación de forma nominal implica detallar los motivos de la exclusión y mencionar al hijo por su nombre en el testamento. Este método es directo y específico, dejando claro quién está siendo excluido de la herencia.

La desheredación de un heredero legítimo, requiere una designación clara y precisa en el testamento. No basta con hacer referencia genérica a familiares o hijos; es necesario identificar al legitimario de manera inequívoca, con la misma claridad que se exige al designar a un heredero.

Aunque la jurisprudencia ha mostrado cierta flexibilidad en cuanto a la forma de indicar el motivo de la desheredación, es esencial que la imputación se realice con términos que no dejen duda sobre quién es el legitimario afectado y cuál es la causa o hecho que motiva la desheredación. Se evitan, así, referencias genéricas que, por su ambigüedad, podrían generar incertidumbre.

¿Por qué elegirnos para casos de desheredación?

En AV10 somos conscientes de la complejidad de los casos de desheredación. Por esta razón queremos acompañarte en el proceso, tanto si quieres desheredar a uno de tus hijos como si consideras que has sido desheredado y crees que tu situación no se ajusta a la ley. Estamos aquí para asesorarte y luchar porque se cumplan tus derechos.

– Experiencia : en AV10 contamos con un equipo de abogados altamente especializados en derecho sucesorio y herencias que cuenta con amplia experiencia en casos relacionados con este ámbito.

– Asesoramiento personalizado: entendemos que cada caso es único. Nuestro despacho se distingue por ofrecer un asesoramiento legal personalizado, por lo que nos reuniremos contigo y estudiaremos tu caso para trabajar mano a mano.

– Enfocados a los resultados: en AV10, priorizamos la búsqueda de soluciones justas y equitativas. En casos de desheredación, nos esforzamos por garantizar que se respeten los derechos legítimos de todas las partes involucradas, velando por una distribución de la herencia que refleje la voluntad del testador de manera justa.

– Transparencia y comunicación: mantenemos una comunicación clara y transparente en todo momento. Te mantendremos informado sobre el progreso de tu caso, asegurándonos de que comprendes cada uno de los pasos y los aspectos legales.

– Compromiso ético y profesional: actuamos con integridad y ética en cada paso del proceso legal. Nuestro compromiso profesional garantiza que tu caso se aborde con el más alto nivel de estándares éticos, legales y profesionales.

Preguntas frecuentes sobre desheredación

¿Un hijo desheredado tiene derecho a la legítima?

Un hijo desheredado pierde su derecho a la legítima, pese a ser considerado heredero forzoso. Para ello, la desheredación debe realizarse por alguna de las causas justificadas y con todos los documentos legales pertinentes. Si una vez leído el testamento, la desheredación se considera injusta, la persona desheredada podrá impugnarla. En ese caso, los demás herederos tendrán la responsabilidad de probar que existen causas justificadas.

¿Se puede desheredar a un hijo totalmente?

Sí, aquellos padres que puedan alegar una de las causas justificadas para desheredar a sus hijos (falta de relación, negación de cuidados, etc), podrán retirarles a estos la herencia completamente, perdiendo el derecho a la legítima.

Si mi hijo está desheredado, ¿qué pasa con los nietos?

A pesar de que un hijo sea desheredado, los nietos conservan su lugar como herederos forzosos. Por lo tanto, pese a desheredar a un hijo, los nietos mantienen su derecho a la legítima estricta que le correspondería a su progenitor.

¿Qué pasa si desheredo a mi hijo y después me reconcilio con él?

Desheredar a un hijo no es una decisión inmutable y, en determinadas circunstancias, es posible revertir la situación. En ocasiones, la falta de relación que llevó a la desheredación puede superarse con el tiempo, permitiendo la reconciliación. La normativa establece que la reconciliación con el hijo desheredado, siempre que sea evidente y se haya concedido perdón mediante escritura pública, puede dejar sin efecto la desheredación.

He sido desheredado injustamente, ¿qué opciones tengo?

Si has sido desheredado injustamente, existen opciones legales que puedes explorar para impugnar la desheredación. Impugnación Judicial:

Puedes impugnar la desheredación mediante un proceso judicial. Es necesario recopilar pruebas que demuestren la injusticia de la exclusión y que la causa alegada no tiene fundamento o no cumple con los requisitos legales. Un abogado especializado en derecho sucesorio puede asesorarte sobre cómo presentar una impugnación efectiva.

Si la causa presentada para la desheredación es falsa o carece de sustento, puedes recopilar evidencia que demuestre lo contrario. Documentos, testigos o cualquier otro medio que respalde tu posición puede ser crucial en este proceso.

En algunos casos, la mediación familiar puede ser una opción antes de recurrir a los tribunales. La mediación facilita la comunicación entre las partes involucradas y busca encontrar soluciones consensuadas. Sin embargo, esto solo funcionará si todas las partes están dispuestas a participar de manera colaborativa.

En cualquier caso, consultar con un abogado especializado en derecho sucesorio es crucial en estas situaciones. Solicita tu cita para que uno de nuestros abogados pueda evaluar tu caso, brindarte asesoramiento sobre la viabilidad de impugnar la desheredación y guiarte a través de todo proceso legal.

Leave a comment:

AV10 logo
Síguenos