diferencia entre divorcio y separacion

Diferencia entre divorcio y separación

En el ámbito legal, dos términos que a menudo se confunden son el divorcio y la separación. Ambos implican un cambio sustancial de la vida en pareja pero existen diferencias significativas entre ellos. En este artículo, exploraremos en detalle la diferencia entre divorcio y separación, centrándonos en aspectos como la regulación legal, la tramitación, los puntos en común y el acompañamiento necesario. Además, abordaremos la cuestión de la pensión de viudedad y la diferencia de precio entre estos dos procesos.

Separación y divorcio: diferencias

Para comprender la diferencia entre divorcio y separación, es esencial comenzar por definir cada uno de estos términos aunque son muy parecidos, no son lo mismo y no tienen los mismo efectos.

Separación

La separación conyugal se refiere a la decisión de una pareja casada de vivir por separado sin poner fin al vínculo matrimonial . En una separación, la pareja aún está casada en papel, pero ya no comparte una vida en común. Durante la separación, es posible que se establezcan acuerdos sobre cuestiones como la custodia de los hijos, la pensión alimenticia y la división de propiedades, pero el matrimonio sigue vigente.

Divorcio

El divorcio, por otro lado, es el procedimiento legal que pone fin oficialmente a un matrimonio. Una vez decretado el divorcio, la pareja ya no está casada, y ambos son libres de contraer matrimonio nuevamente si lo desean. El divorcio implica una disolución total del vínculo matrimonial.

Puntos en común entre el divorcio y la separación

A pesar de las diferencias entre el divorcio y la separación legal, existen puntos en común:

El principal punto que comparten el divorcio y la separación es la disolución de la sociedad de gananciales que se establece en el momento del matrimonio. Del mismo modo, se revocan todas las autorizaciones y consentimientos dentro de la pareja, como las que afectan al uso de cuentas bancarias o a nivel administrativo.

Acuerdos legales: en ambos casos, es común que las parejas lleguen a acuerdos legales sobre cuestiones importantes, como la custodia de los hijos, la pensión alimenticia, la división de bienes y uso de la vivienda familiar. Estos acuerdos se pueden adoptar en un procedimiento de separación o de divorcio.

Impacto en los hijos: tanto la separación como el divorcio pueden tener un impacto significativo en los hijos. Es fundamental considerar el bienestar de los niños salvaguardando sus intereses y su desarrollo en todos los ámbitos y buscar soluciones que minimicen los posibles  daños emocionales que puedan experimentar.

Asesoramiento legal: en la mayoría de los casos, es recomendable contar con asesoramiento legal durante los procesos de divorcio y separación para garantizar que todos los aspectos legales se aborden adecuadamente.

Otro aspecto fundamental y que se mantiene indistintamente en casos de divorcios y separaciones son las medidas que se regulan.

¿Qué medidas se regulan en la separación y divorcio?

Tanto en la separación como en el divorcio, se deben abordar cuestiones esenciales. Algunas de las medidas más comunes que se regulan incluyen:

  1. Custodia de los hijos: determinar dónde vivirán los hijos y cómo se tomarán las decisiones relacionadas con su crianza.
  2. Pensión alimenticia: establecer un acuerdo sobre el apoyo económico que uno de los cónyuges (normalmente el que no ostenta la custodia) puede proporcionar a los hijos.
  3. Pensión compensatoria: Es el apoyo económico que un cónyuge debe prestar al que, por razón del divorcio, se haya visto económicamente perjudicado.
  4. Uso de la vivienda familiar: especificar quién tiene derecho a vivir en la residencia conyugal durante y después del proceso de separación o divorcio.
  5. División de propiedades: determinar cómo se dividirán los activos y pasivos acumulados durante el matrimonio, como propiedades, cuentas bancarias y deudas.

La principal diferencia entre la separación judicial y el divorcio radica en la naturaleza legal del vínculo matrimonial. En un divorcio, el matrimonio se disuelve de manera definitiva . Esto significa que las personas divorciadas pueden volver a casarse si así lo desean. En contraste, la separación no disuelve el matrimonio legalmente; simplemente establece que los cónyuges viven separados, pero aún están casados en papel y, por tanto, no pueden casarse nuevamente.

Diferencias entre divorcio y separación en su tramitación

Otra diferencia entre divorcio y separación es la forma en que se tramitan. El divorcio puede llevarse a cabo tanto a través de un proceso judicial como ante notario, mientras que la separación se realiza únicamente de forma judicial.

La posibilidad de realizarlo ante notaría es relativamente nueva, no se ha hecho mucho todavía y lo más común sigue siendo la vía judicial. Además, para tramitar un divorcio por vía notarial es importante que la pareja no cuente con hijos menores de edad o con alguna discapacidad.

Por otro lado, la separación se lleva a cabo exclusivamente a través de un proceso judicial, ya que no existe la opción de separación ante notario. Esto significa que incluso si las partes están de acuerdo en todos los aspectos, aún deben pasar por el sistema judicial para formalizar la separación.

La vía judicial: mutuo acuerdo, mediación familiar o contencioso

Cuando una pareja decide poner fin a su matrimonio, una de las consideraciones más importantes es cómo abordarán los aspectos legales de la separación o el divorcio. En ellos, las parejas pueden optar por el mutuo acuerdo, la mediación familiar, donde un mediador profesional ayuda a las partes a llegar a un acuerdo o por un proceso contencioso, donde un juez toma decisiones sobre los asuntos en disputa.

Mutuo acuerdo

El proceso de mutuo acuerdo es una de las formas menos conflictivas de abordar un divorcio o una separación judicial. En esta modalidad, ambas partes trabajan juntas para llegar a un acuerdo sobre cuestiones importantes como la custodia de los hijos, la pensión alimenticia, la división de bienes y otros asuntos relacionados con la separación. En esta modalidad, la pareja se acoge a un convenio regulador en el que se establecen las medidas necesarias que exige la ley y el juez únicamente lo revisaría.

Ventajas:

  • Menos costoso: el proceso de mutuo acuerdo tiende a ser más económico que otras opciones, ya que involucra menos tiempo en el tribunal y, por lo tanto, menores costos legales.
  • Menos estresante: al evitar un litigio prolongado y llegar a acuerdos, las parejas y los hijos  experimentarán menos estrés y menos tensiones emocionales.
  • Mayor control: las partes tienen un mayor control sobre los términos del acuerdo, lo que puede llevar a soluciones más personalizadas y satisfactorias.

Mediación Familiar

La mediación familiar es otra opción viable que busca reducir el conflicto y promover la cooperación entre las partes. En este proceso, una persona neutral y capacitada, conocida como mediador, facilita la comunicación entre los cónyuges y los guía hacia un acuerdo mutuo.

Ventajas:

  • Reducción de conflictos: la mediación ayuda a mejorar la comunicación y puede reducir el nivel de conflicto entre las partes.
  • Imparcialidad: el mediador no toma partido y se centra en garantizar que ambas partes tengan la oportunidad de expresar sus preocupaciones.
  • Eficiencia: la mediación a menudo es más rápida que un proceso contencioso, lo que puede ahorrar tiempo y dinero.

Proceso Contencioso

Cuando las parejas no pueden llegar a un acuerdo mutuo o no desean hacerlo, el proceso contencioso se convierte en la vía judicial necesaria para resolver las disputas. En este escenario, un juez tomará decisiones sobre las cuestiones en las que la pareja no haya alcanzado un acuerdo, como podría ser la custodia de los hijos, la pensión alimenticia y eluso de la vivienda familiar.

Ventajas:

  • Resolución legal: en situaciones altamente conflictivas o complejas, el proceso contencioso puede ser necesario para garantizar una resolución justa y equitativa.
  • Protección de derechos: un juez puede tomar decisiones basadas en la ley para preservar los derechos de ambas partes, especialmente cuando no pueden ponerse de acuerdo.

Diferencia de precio entre separación y divorcio

Otra diferencia entre el divorcio y la separación legal es el coste de tramitación. En general, la separación suele ser más económica que el divorcio, ya que este último implica procedimientos legales adicionales. Tanto en el divorcio como en la separación, es necesario pagar los honorarios del abogado, así como los costos de presentación de la demanda ante el tribunal. Además, si el divorcio o separación se vuelve contencioso, los costes pueden aumentar significativamente debido a la celebración de juicios, posibles pericales y la prolongación del litigio.

Acompañamiento legal en divorcios y separaciones judiciales

Cuando se enfrenta a un divorcio o una separación judicial, contar con el apoyo y la orientación de un bufete de abogados especializado en derecho de familia puede marcar la diferencia entre un proceso complicado y estresante y una transición más fluida hacia un nuevo capítulo en su vida. En AV10, entendemos las complejidades legales y emocionales que rodean los divorcios y las separaciones, y estamos comprometidos en brindarle el acompañamiento legal necesario para tomar decisiones informadas y proteger sus derechos y sus intereses.

Leave a comment:

AV10 logo
Síguenos